Organiza tus ideas al escribir

jueves, Abr 01

Organiza tus ideas y escribe como un experto.

 

La definición de una estructura clara para la creación de un texto te permite darle orden y concreción, te ayuda a enmarcar el mensaje de manera que sea más efectivo y es una clave para agilizar el proceso de redacción. 

 

Infinidad de horas de cinematografía han mostrado al aspirante a escritor frente a la pantalla de su computador -o la hoja en blanco- tratando inútilmente de plasmar la genialidad de sus ideas en palabras, párrafos, artículos, libros… Muchas horas se hubieran podido evitar de angustia e impotencia si solo hubieran elaborado un mapa mental de su proyecto. 

 

Para organizar tus ideas al escribir te recomendamos hacer un mapa mental, que es una técnica que permite la representación gráfica de ideas o conceptos. Puede usarse mediante la elaboración de un diagrama o un listado de referencias organizadas jerárquicamente y asociadas entre ellas. Los mapas mentales son una estrategia que simplifica y organiza la gestión de todo tipo de proyectos, así se trate de alcanzar objetivos de gran alcance y a largo plazo. 

 

Cuando el propósito es generar un contenido escrito o desarrollar una presentación, el mapa mental es un punto de partida muy importante y una guía para no perderse en el recorrido. Exacto, justo como un mapa.

 

Un mecanismo similar al del mapa mental y que tiene el mismo objetivo, es el de la definición de una estructura para el texto. Se trata de elaborar una guía de trabajo, algo así como un paso a paso para llegar a la meta, que es ponerle punto final al texto que se va a escribir. 

 

Hay que tener en cuenta que el proceso de escritura pasa por tres fases imprescindibles: planeación, textualización y revisión. Es durante la planeación que se realiza esta estructura. La textualización consiste en plasmar las ideas en el texto de acuerdo con la planeación definida y, por último, la revisión es fundamental para terminar de darle forma y tener una mirada completa y en perspectiva del resultado final. 

 

De acuerdo con Isabel García Parejo, en el libro Escribir textos expositivos en el aula, durante la fase de planeación, que es la que nos ocupa, el autor “realiza la formulación, recopilación y organización de datos que servirán para elaborar su texto. Antes de empezar a escribir, se debe reflexionar acerca de qué se quiere comunicar, cuál es el propósito del texto, a quién va dirigido, por qué medio lo recibirá”. En otras palabras, debes tener claros los siguientes aspectos:

 

  • Qué voy a decir. Cuál el tema sobre el que vas a escribir y lo que vas a contarle a los lectores. 
  • Cuál es el objetivo de ese texto. Se trata de informar, convencer o explicar un asunto, qué quieres lograr con su divulgación. 
  • Qué fuentes tengo. Qué material, documentación o testimonios respladan lo que voy a escribir.  
  • A quiénes les escribo. Cuál es mi público, son personas conocidas, es un artículo especializado, qué nivel de formación tienen los lectores, qué alcance tendrá el contenido, se publica en una revista o es un documento interno de la empresa… 

 

La estructura del texto:

 

Una vez establecidas estas bases, organizar tus ideas al escribir es más sencillo: procedes a elaborar la estructura de ese texto. Una forma práctica de hacerlo es la siguiente:

 

  1. Idea general, el tema central del texto.
  2. Por qué vas a hablar de ese tema. Una, dos o más razones para justificar tu artículo. 
  3. Temas secundarios. Menciona los temas que se derivan o dependen del tema central y que vas a detallar en el texto. Se sugiere que identifiques la jerarquía de cada tema secundario y empieces por orden de importancia. Es un párrafo descriptivo, breve y concreto.
  4. Luego desarrollas los subtemas:
    1. Tema secundario 1. 
      1. Testimonios A. 
      2. Testimonio B. 
      3. Referencia de otros documentos. 
    2. Tema secundario 2. 
      1. Testimonio C. 
      2. Referencia de documento. 
      3. Cita de un experto. 
    3. Tema secundario 3. 
      1. Referencia de otro documento
      2. Testimonio D. 
  5. Conclusión. Uno o dos párrafos para cerrar el tema, haciendo un rápido balance de los aspectos más importantes que mencionaste en el artículo. 

 

Cabe destacar que un buen cierre es tan importante como un buen inicio. Pero ese será tema de otra entrada de nuestro blog  en redacta.co

 

Esta estructura es solo una recomendación, no significa que debas apegarte a ella completamente, lo que sugerimos es que la tengas clara antes de empezar a escribir porque de esa manera adquieres ritmo y agiliad en la creación de tus contenidos. 

 

El profesor Fernando Ávila, experto en redacción, lingüística y corrección de estilo,  también hace una sugerencia si lo que deseas escribir es de mayor calado y lo hace, desde su experiencia personal. 

 

“Si se trata de un ensayo o de un libro de 10 capítulos, es recomendable tener muy claros el índice general y los intertítulos, aunque en el proceso se tengan que hacer ajustes. Si se trata de un cuento o una narración larga, prefiero dejarme llevar por el impulso, darle paso al monólogo interior, y ya después de que sale todo lo que tiene que salir, comenzar a editar, precisar, corregir lo escrito de manera espontánea. El resultado puede resultar inservible. Es el riesgo que se corre. Pero también puede resultar genial”.

 

Agrega que combinar los dos sistemas también le ha dado muy buenos resultados. “Mi libro más vendido y elogiado, después de Español correcto para dummies, es Cómo se escribe. Y, aunque tenía un esquema para desarrollar el tema, me dejaba llevar, en el momento de desarrollar cada párrafo. Cada vez que lo releo para hacer adaptaciones y actualizaciones, me sorprendo de lo bien que quedó. Y perdone usted el autoelogio”.    

 

Organizar tus ideas al escribir puede ser un desafío, pero una vez adquieres las destrezas generales y te ayudas con técnicas muy sencillas, el discurso va fluyendo de manera natural hasta que logres el nivel de experto.

 

 

Organizar tus ideas al escribir y escribe como un experto.

 

 

En redacta estamos listos para apoyarte con la calidad de tus textos. Si necesitas ayuda con la creación de algún documento importante y quieres causar la mejor impresión, te recomendamos nuestro servicio de redacción. Si ya tienes tus textos listos pero deseas mejorarlos o verificar su gramática y ortografía, puedes consultar nuestro servicio de corrección de estilo.

 

 

 

Suscríbete a nuestro blog:
“El placer de escribir bien”

Suscríbete a nuestro blog:
“El placer de escribir bien”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0