El correo electrónico es uno de los canales más usados y, a la vez, en el que más errores se cometen.